La evolución en la tecnología es constante; hoy en día es prácticamente imposible imaginar algún ámbito que no incorpore, en mayor o menor medida, los avances tecnológicos. En el entorno del deporte y la actividad física encontramos tecnología en los ámbitos de los materiales (diseño de ropa, calzado, instrumentos y maquinaria), del entrenamiento (control y valoración del entrenamiento físico, técnico y táctico mediante “wereables” u otro instrumental), de la recuperación de la prevención de lesiones (medios y métodos de recuperación, instrumental de valoración y tratamiento, y control del deportista) y por último, del arbitraje ( comunicación entre árbitros y asistencia mediante vídeo).

   El deporte tiene unas características propias que lo hacen diferente y en consecuencia, necesita tecnología particular y no adaptada de otros ámbitos como la biotecnología. Por un lado, se necesitan instrumentos que puedan valorar el movimiento ejecutado a altas velocidades (carreras, saltos, lanzamientos). Por otro lado, es necesario integrar las tres dimensiones en las valoraciones o los movimientos complejos ya que en un gran número de ocasiones no podemos simplificar el movimiento en dos dimensiones o en un solo segmento corporal. Además, es imprescindible tener instrumentos que nos permitan trabajar en el “campo” y no en laboratorios cerrados o en entornos controlados. También es necesario adaptar instrumentos y materiales que se adapten a diferentes tipos de composiciones corporales y antropometría. Y finalmente, hay que adaptarse adaptarnos a demandas específicas, porque hay muchos deportes y actividades con diversidad de necesidades.

   Los graduados en Ingeniería cuentan con conocimientos en Mecánica, Electrónica y Programación entre otros, pero les faltan conocimientos en Fisiología, anatomía, Biomecánica y Ejercicio y Actividad Física. Los graduados en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, tienen todo lo contrario.

 Como se ha dicho anteriormente las nuevas tecnologías de información y comunicación han avanzado de una manera ascendente , pero no solo hacía el ámbito educativo relacionado con la enseñanza intelectual ,sino que también éstas tecnologías han evolucionado hacia El ámbito deportivo y todo lo que tenga  que ver con la actividad física, puesto que los deportes no podían ser la excepción. Éstas herramientas se desean utilizar con el fin de mejorar él rendimiento y desempeño  de los atletas  y así incrementar su potencial de competitividad , para marcar la diferencia de esos detalles que podríamos llamar como “errores humanos ” que hasta hace poco eran muy difíciles de alcanzar , mejorar y superar. Si bien es cierto que aún en la actualidad existen instituciones deportivas que se niegan a implementar tecnologías para re potenciar su juego, también es verdad que cada vez más instituciones y atletas se unen a esta evolución tecnológica deportiva para utilizarlo como herramienta.